9.18.2012

En los zapatos de otras personas


  • Por Astrid Orellano, Agustina Torres, Camila Rivanera y Altair Fernandez de Sa


Llegamos a eso de las 5.00 pm. a la sociedad de fomento barrial de tablada donde, Maxi Mariani da clases los viernes y sábados. La charla comenzó muy fluida, frente a su mayor herramienta de trabajo: el escenario. Hablamos de sus raíces en lo teatral, mientras suspiraba, llegaban a su mente recuerdos que quizás estaban escondidos hasta ese momento, como que en unas de sus tantas clases teatrales en mataderos su profesora no se había presentado y en un atrevimiento decidió dar la clase el mismo y salió tan bien que decidió dedicar toda su vida al arte. Otro de los recuerdo que trajo a la mesa fue el de haber compartido con gente mayor toda una gira por asilos de ancianos llevando consigo una obra a beneficio, “El conventillo de la paloma”, según el esto beneficiaba a los actores proporcionándoles lo necesario para su asilo y además experiencia y crecimiento teatral, pero también beneficiaba a los espectadores llevándoles alegría y un poco de arte. Continuamos charlando mientras lo acompañábamos a esperar a sus próximos alumnos.
 

  • ¿Por qué elegiste el teatro para que sea tu trabajo?

Escogí el teatro porque realmente me llamó mucho la atención las primeras clases que participé como alumno, era una forma de expresarme en la cual me sentía muy cómodo. Encontré un lugar en el que me sentía bien, que jugando podía aprender y colocarme en los zapatos de otras personas, y después con el transcurso del tiempo me di cuenta que existía el profesorado del teatro, entonces, por un lado, era más redituable trabajar como docente que como actor. Como toda carrera artística es difícil, pero realmente yo me sentía mucho más cómodo al estar relacionado con el arte, que trabajando en una oficina o en una fábrica, más allá de que tenía títulos de gestor y estaba estudiando Antropología. La verdad es que no me sentía cómodo, trabajaba por una cuestión económica, pero del lado del teatro yo me sentía mejor. Después empecé a trabajar con alumnos míos y ahí me empezó a cerrar el circuito y dije “Eso es lo que quiero”. Siento que a través del teatro puedo otorgar un montón de herramientas a mis alumnos, que son bastantes prácticas y simples de usar en la vida cotidiana, y jugando a través de lo lírico se aprenden un montón de cosas, no solo del tema de la oralidad o de la actuación, sino que se pueden aprender de esas cosas simples que uno usa en la cotidianidad pero no se da cuenta, como la atención, la adaptación; un montón de cosas que el teatro aporta, y mientras más me interiorizaba más me iba gustando. Esa fue una de las razones por la cual lo elegí.
  •   ¿Cuál es el género teatral que más te gusta interpretar?

El género teatral que más me gusta es la comedia, trabajé muchísimos años en ella. Aunque estuve haciendo varios géneros, la comedia siempre fue lo que más me atrajo, quizás porque para el actor el tema de estar haciendo algo y escuchar las risas tanto de niños y adultos es algo que realmente te llena; y la comedia fue donde más me sentí, quizás por mi forma de ser, porque soy muy expresivo, por mis caras o mis gestos, por eso siempre apunte a la comedia. Hice también drama y ciencia ficción, pero siempre donde me sentí más cómodo fue en la comedia.

     -Dirige la voz hacia el celular, con el que estábamos grabando- 

  • ¿Qué trabajos con respecto al teatro estás realizando en este momento?

En este momento estoy dirigiendo una obra, estoy estudiando, estoy dando clases a niños y adultos. También en un momento estuve dando clases en colegios, con la materia arte, que abordaba al teatro desde el ella, pero ahora en este momento no estoy haciendo nada en lo que es escuela, ni en talleres particulares.  

  • ¿Qué te gusta más: dirigir y armar una obra o actuarla sobre el escenario? ¿Por qué? 

 Creo que varía dependiendo del grupo, porque he actuado con grupos en donde me sentí muy cómodo. Pero también me paso que como paralelamente voy a haciendo todo a la vez, por un lado actúo por otro lado dirijo por otro lado doy clases son tres cosas totalmente distintas, creo que dar clases fue lo que más acentuó en mí por el hecho de que actuar me encanta, pero demanda un montón de tiempo y más que nada uno busca o se enfoca en un producto estético. La docencia es otra cosa, porque vos ves en el enganche o en el proceso de los alumnos, lo que pudiste aportar, esa huella positiva que uno va dejando; está bueno ver el cambio. Yo trabajo de una manera constructivista y voy midiendo el proceso de mis alumnos y lo que realmente me enriquece es ver como desde la primera clase hasta las últimas, como fue cambiando ese alumno, sobre todo en el chico me gusta más ver ese proceso, porque mayormente vienen muy tímidos. Lo que más me pasa es que a muchos de mis alumnos los manda la psicopedagoga o vienen por alguna razón que los mandaron, y ni bien empezamos las clases de teatro, al tiempo, dejan la psicopedagoga y se empiezan a desenvolver de una manera más suelta y mejoran la relación con sus amigos en el colegio, y eso es algo que también te llena, que vengan los padres a abrazarte y a decirte “Gracias por lo que hiciste”. Realmente la docencia fue lo que más me dio.

-Entre pregunta y pregunta sonó una canción movida como todo de llamada y el empezó a bailar al ritmo de la música-

  • ¿Alguna vez necesitaste encontrar un trabajo paralelo al teatro? ¿Por qué? 

 Sí, todo lo que es arte cuesta mucho. Yo recién hace tres años que me dedico al teatro solamente, pero que me dedico a esto quince años pasaron ya. Cuando comencé, a los 20 años, empecé a estudiar y al tiempo a dar clases, aunque no tenía el título. Una parte de mi experiencia en el teatro la tuve que acompañar con otros trabajos, de gestor, de seguros, y la respuesta es por lo redituable, el dinero. Porque uno, más allá de que esto lo llena, cuando va algún lado tiene que pagar con efectivo, y es muy difícil, porque si de entrada no tenés un lugar que ya esté bien armado, tenés que ir y trabajar. El armado de un grupo lleva mucho tiempo y no es tan simple. Para que el grupo se conforme a veces pasan meses, a veces pasan meses y no pasa nada, vienen y se van. Entonces por ese lado casi siempre tuve que acompañarlo con otro trabajo. Ya hace un par de años tomé la decisión de dedicarme a esto lo cual no fue para nada fácil. La sigo peleando, la sigo remontando. Esto es un día a día pero hoy por hoy, más allá de todo, ya estoy anclado en esto, aunque a veces me encuentro trabajo en otras cosas, como la animación, que de cierta forma están relacionadas, pero no es teatro. Siempre sigo sumando, sobre todo este año que no estoy trabajando en colegios entonces tengo bastante tiempo libre y necesito ocuparlo en otras cosas, otros trabajos.

  •  ¿Estudiaste otra disciplina artística además de la actuación, como el canto o el baile?

Sí, estudié canto varios años, y después danza-teatro que, más allá de que es una fusión entre ambas, se define del lado del teatro pero tiene que ver mucho con la danza también. Todo lo artístico me llama atención.

  -Mientras habla mueve ligeramente sus manos, expresándose mejor con ellas, y mira hacia un punto lejano-

  •  ¿Pensás que lo que está en televisión hoy puede considerarse como arte? 

  (Suspira y piensa la respuesta) Ay, qué pregunta. Sí, es un tipo de arte la televisión, pero si lo relacionamos con el teatro te digo que es otra cosa. El teatro es aquí y ahora, empieza y se termina, no hay forma de cortar. En cambio en la televisión se puede filmar una escena tantas veces hasta que salga bien. De la escena del comienzo pasas a la escena del final, o volvés a la del medio. No hay un orden como en el teatro.

  •  ¿Los que hacen televisión pueden considerarse artistas? 

 Sí, hay muchísimo talento en televisión, como también hay muchísimo “ladri” como decimos en la jerga popular. Hay muchos artistas con mucho talento, inclusive conocidos, que salieron del teatro, que la lucharon muchos años y después por cuestiones económicas o de gusto se pasaron a la tele. Maxi nos conto acerca de sus estudios en la facultad IUNA (Instituto Universitario Nacional del Arte), está cursando la carrera de profesorado de artes en teatro que a su vez contiene el profesorado de historia, son 56 materias, de las cuales la mitad están referidas a psicología y la otra mitad a la práctica, es decir actividades teatrales. Aun no termino de cursar, pero al haber rendido más de la mitad puede dar clases en escuelas estatales, lo hizo años atrás. Además nos comento que tomo clases y trabajo con Julio Chaves, actor a quien admira, también tuvo la posibilidad de trabajar con Paco Redondo y Beatriz Mosquera, grandes personalidades del teatro que quizás no son tan conocidas en el medio televisivo. Con esto concluimos nuestra charla y mientras nos retirábamos llego su novia con un mate en mano y sus primeros alumnos para iniciar la típica clase de viernes para adultos, el nos saludo con un cálido "gracias por tenerme en cuenta, estoy acá para lo que necesiten".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Palabras dejadas por acá